Por Diego Domínguez y Joaquín PisaPublicado el 13 de agosto de 2020

El salón principal del Ministerio de Defensa Nacional en la avenida 8 de Octubre muestra poder por donde se lo mire. Las paredes están cubiertas de pinturas que se conectan a pesar de las separaciones de madera que hay entre ellas, los trofeos y condecoraciones se esparcen por las vitrinas ubicadas sin un orden aparente. Los asientos y escritorios, con pinta de antiguos, tampoco quedan atrás, y el piso, también de madera, reluce como si estuviera recién lustrado.

El ministro de Defensa, Javier García, tardó poco más de 24 horas en acceder a una entrevista allí. El primer pedido le llegó sobre las 9 de la mañana de un jueves y a las 12 del otro día ya estaba dispuesto a conversar. “Contá lo poco que demoré en dar la entrevista”, dijo tras abrir las puertas de su oficina, también con muchos muebles de buena madera y dos ambientes: uno más formal, y otro de más distensión, al que la luz le da de lleno. 

A la espera de que comience la charla, se sentó en una silla ancha y larga, comentó que sus hijos también son estudiantes jóvenes y reconoció que dejar el celular por 20 o 30 minutos le puede causar problemas.

A su derecha tenía una larga bandera uruguaya, y de frente, casi como una garantía de fidelidad, un cuadro con la foto del presidente de la República, Luis Lacalle Pou. “Me lo regaló él”, aclaró antes de empezar.

¿Cómo es su relación con el presidente?

Tenemos una relación de muchos años, de militancia política, de extrema confianza, de afecto y de respeto recíproco. Estamos en posiciones de gobierno que no estábamos antes, así que estamos construyendo la relación desde la gestión. Trato de molestarlo lo menos posible, solo cuando necesito su opinión o tener un lineamiento. Nos whatsappeamos todos los días y hablamos cuando es necesario, pero es una relación muy llana, muy respetuosa.

¿Cómo evalúa la gestión del gobierno hasta ahora respecto a la pandemia?

Si uno saca la cabeza y mira el barrio hasta ahora, los resultados que tiene Uruguay son muy buenos (192 casos activos el 13 de agosto). Las causas son dos: se tomaron medidas muy fuertes y tempranas por parte del gobierno y el pueblo uruguayo asumió que en sus manos estaba cuidarnos entre todos. Sumando esas dos cosas, la ecuación da los resultados que tenemos hoy, que son, dentro de la gravedad del mundo entero, positivos. Esto es una batalla que se da todos los días. Uno está braceando dentro del río, pero todavía no se ve la otra orilla. Lo bueno es que vamos transcurriendo con una tormenta controlada.

¿En qué situación encontró a las Fuerzas Armadas al asumir?

La situación que encontré es un poco más grave de la que tenía conocimiento en mi tarea de legislador después de haber trabajado 15 años en las comisiones de Defensa. Había un proceso de desinversión y de deterioro muy grave desde el punto de vista del equipamiento, sobre todo en Fuerza Aérea y Armada. Hace 15 días habían 19 barcos piratas clandestinos pescando ilegalmente en el litoral esteño, seguramente de origen brasileño muchos de ellos, y no teníamos cómo estar allí. No teníamos ningún barco ni capacidad de estar ahí varios días. ¿Y qué estamos defendiendo ahí? El trabajo de los uruguayos, la riqueza que es nuestra, que nos pertenece como nación. Desde el punto de vista humano, vi un deterioro de la jerarquización del soldado. Es el funcionario público más pobre de toda la administración, que proviene de los sectores más populares y fue el más postergado. Creo que eso se da a partir de prejuicios ideológicos y políticos.

¿Apareció la carta de renuncia del exministro Jorge Menéndez? 

No, no apareció. Acá, cuando se me pidió por Presidencia, no estaban los registros, pero la carta existe. Fue fotografiada en su momento, aunque aquí no hay respaldo físico. Tengo el mejor de los recuerdos de Menéndez, el día que asumí llamé a su viuda y le dije “estoy entrando al despacho, espero honrarlo como lo honró su marido”. 

Con la llegada del virus, ¿qué tanto cambiaron los planes del Ministerio de Defensa Nacional para el quinquenio?

Cambió tu vida, cambió mi vida y la de todos los uruguayos. Sería imposible que no cambiara la vida institucional del gobierno. Es un terremoto. Por más que no lo imagináramos, ahora sabemos lo que es una pandemia y los impactos que tiene. Afectó la vida de gobierno sin dudas, pero ¿eso significa que se van a dejar de hacer cosas con las que nos comprometimos? Si me preguntás a mí, te digo que no. ¿Cómo vamos a hacer? Trabajando más, buscando ser más creativos, duplicando el esfuerzo y quizás a veces postergando. 

Tenemos un planteo a nivel económico de hacer un ahorro de 900 millones de dólares y este año no lo vamos a poder hacer. Tuvimos que dedicar, como corresponde, recursos a atender la situación sanitaria, social y económica, pero el objetivo estratégico no cambia. Cambia la táctica porque nos enfrentamos a un desafío nuevo.

¿Hay resultados a la vista del patrullaje fronterizo?

Muchos. Tenemos la quinta parte del territorio nacional protegida y con condiciones de seguridad que Uruguay nunca en su historia tuvo. Es una misión histórica porque no había jurisdicción militar sobre una franja de frontera y hoy la hay por ley. Eso implicó la disminución al abigeato en el norte del país, evitar que se entren frutas y verduras de contrabando para defender el trabajo y la riqueza del chacarero, productor pequeño, o fruticultor. Permite el combate al narcotráfico y los resultados en materia de lucha contra el coronavirus, que creo que no hubieran sido lo que son sin las Fuerzas Armadas en la frontera.

En un contexto económico nacional y mundial difícil, con miles de personas desempleadas en el país, ¿por qué el presupuesto debería aumentar para su Ministerio y las Fuerzas Armadas?

Tenemos la convicción de que hay que atender a los más postergados y los más postergados, entre otros, han sido nuestros soldados, que están en el 50% de los casos en situación de pobreza. Cuando Menéndez era ministro yo lo convoqué en 2016 y dijo que el 44% de los soldados estaban en esa situación y la economía estaba mejor. Ahora estamos abajo porque vino la pandemia, entonces ese número seguramente haya crecido bastante por encima del 50%.

Pero se puede hacer un equilibrio y también atender otras necesidades, como la gente que vive en la calle

Estamos viendo que el 50% de nuestros soldados están en condiciones de pobreza. Son los mismos postergados de los que puede hablar Pablo Bartol. No es que hay postergados con o sin uniforme. Muchos viven en asentamientos, muchos tienen que comer en el cuartel porque en la casa no tienen alimento, por eso es que la prioridad es atender a los más humildes.

¿Qué solución viable le encuentra al déficit que tiene la Caja Militar?

En el 2018 el Frente Amplio (FA) impulsó una reforma de la Caja Militar y nosotros no la votamos porque dijimos que eso no iba a solucionar, pero salió y está vigente. Es un tema que está en análisis, pero el FA votó el proyecto y nosotros advertimos que no era bueno. Lo que llama la atención es que menos de dos años después hablen como si no hubiera existido esa ley cuando la votaron porque dijeron que era la solución. Ahora veremos si cuando se analice la seguridad social ese tema se considera en la comisión entre el gobierno y todos los partidos.

En junio La Diaria informó que los militares tienen una mayor presencia en el Ministerio de Defensa (más de la mitad de sus direcciones son lideradas por militares). Azucena Berruti dijo que los cambios podrían contrariar las políticas establecidas en 2005 y obstaculizar las posibilidades de que los civiles tengan un lugar de preponderancia. ¿Cree que esto puede suceder?

Eso parte de un antimilitarismo muy infantil. No saqué las cuentas de cuántos son coroneles retirados, médicos, o ingenieros, pero para mí las personas no valen más o menos en virtud de su ejercicio profesional. Aquí no hay nadie ni por militar ni por civil. Hay por lo que pueden aportar y por pertenecer a un proyecto político. Nunca encontré a ningún periodista que en el Ministerio de Salud Pública dijera “acá hay tantos médicos”. ¿Alguien cuestionaría que en el Ministerio de Economía haya economistas? No. Y por qué voy a negar, entonces, el aporte de gente que se formó, y que el país invirtió mucho en su formación militar, en el Ministerio de Defensa. 

¿Qué significa tener dentro de la coalición a un representante directo de la familia militar, como Guido Manini Ríos?

Creo que es una experiencia muy buena y muy rica porque se nutre de muchas vertientes, muchas visiones para adelante, muchos estilos y tradiciones. Creo que es una buena cosa que haya este arcoiris de colores en la coalición. Eso enriquece mucho el debate político, así que me parece muy bien.

Y ¿qué opina sobre el proyecto sobre la ley de caducidad que presentó?

Estoy dedicado a los problemas del siglo XXI que tienen las Fuerzas Armadas y en eso estoy trabajando. Ese es un tema parlamentario. 

Pero, ¿le sorprendió que Cabildo Abierto presentara ese proyecto?

No importa si a mí me sorprende. No es mi tarea. No puedo estar atento a todo lo que los legisladores hacen todos los días para el bien del país. Tengo que representar a todos y tengo un compromiso que es el programa de gobierno.

¿Cree que hay que pasar la página con respecto a la dictadura?

La afirmación es muy tajante. ¿Qué es pasar página? La dictadura existió y yo, siendo gurí, luché contra ella. Mi misión es trabajar mirando para adelante y respetando mucho los dolores que están pendientes. Cuando asumí dije que iba a trabajar por la unidad y por la paz. Por la unidad, porque creo que todos los uruguayos debemos saber que las diferencias pueden desunirnos y tenemos que respetarlas. Por la paz, porque creo que es un valor que no se compone, que no se decreta, existe cuando está en todos los hogares y muchos en Uruguay todavía no la tienen.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s