El 58% de la población uruguaya está dispuesta a vacunarse contra la COVID-19

Montevideo, 19 de febrero de 2021. – Gabriel Reyes

A poco más de una semana del inicio de plan de vacunación, la Usina de Percepción Ciudadana compartió en su informe #4 que el 58% de la población uruguaya tiene intenciones de vacunarse. Esto representa una mejora de 2 puntos porcentuales contra la medición de diciembre. 

Daniel Schludi, Libre de derechos

Al desagregar las respuestas por grupos etarios, se observó una mejora en la disposición a vacunarse entre los mayores y los jóvenes. Sin embargo, cayó en las personas de entre 30 y 59 años.

Gustavo Mourglia, doctor en química, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y docente de inmunología en la Facultad de Química y la Facultad de Ciencias, observa que la disposición de los uruguayos parece baja si se compara con los niveles de vacunación que Uruguay tiene durante la primera infancia.

Según el último resumen de Inmunización en las Américas (PAHO), Uruguay es el país de américa del sur con mayor inmunización reportada.

“Ahora, tampoco podemos pretender alcanzar los mismos niveles de predisposición. En primer lugar, porque ambas campañas tienen objetivos distintos”, reflexiona Mourglia. La vacunación en la primera infancia busca reducir la enfermedad hasta que parezca que no existe. La de la COVID-19, por su parte, pretende contener los contagios y reducir los daños. “Por eso es clave racionalizar las vacunas que lleguen para inmunizar al personal de salud y evitar complicaciones en la población con mayor mortalidad (las personas mayores)”, insiste.

Como segunda razón platea que los niveles de disposición, en un principio, no son malos. Por el contrario, son similares a países como Israel o Dinamarca. “El Instituto de Innovación en Salud Global (Imperial Collage London) sigue este tema de cerca. La evidencia demuestra que cuando inician las campañas de vacunación, los porcentajes de rechazo son altos. Sin embargo, a medida que la población ve que no hay efectos inmediatos graves, empiezan a perder el miedo y la disposición a vacunarse aumenta”, sostiene.

Por último, Mourglia advierte que esto no significa que después de empezar a vacunar automáticamente crezcan los niveles de disposición. “Es importante que el estado, las organizaciones civiles y los medios de comunicación informen y promuevan la vacunación”, concluyó el doctor.

Las Razones

La Usina incorporó a partir de esta medición una pregunta para identificar cuáles son las razones principales por las que las personas no están dispuestas a vacunarse. Esteban Zunin, encargado de comunicación de la PNUD para Uruguay, entiende que esto es clave para diseñar campañas y medir cómo performan las que ya se están desarrollando. 

“Necesitamos tomar decisiones con datos”, continúa. “Esta situación es nueva para todos y nos exige contar con la mayor información posible para eficientizar nuestros recursos y acciones. Cuando entendés por qué la gente no confía en estas vacunas, podés crear contenidos para dar respuestas a esas inquietudes específicas”. 

En enero, la principal razón declarada fue que la rapidez de su desarrollo pudo implicar algunos errores en el proceso. En segundo lugar, considerar que la efectividad de la vacuna no es suficiente, seguido de que los países donde se desarrollaron transmiten poca confianza.

Tanto Mourglia como Zunin coinciden que estas razones tienen su causa en la desinformación. Y que para la campaña sea exitosa, es clave la articulación entre los científicos, los medios y las organizaciones para distribuir la información a la gente de la manera más accesible posible


Usina de Percepción Ciudadana

El proyecto se originó dentro del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) junto a La Diaria Datos y docentes de la Universidad de la República para recabar datos sobre la relación entre la población uruguaya y la Covid-19 .

La base está compuesta por 400 personas mayores de edad siguiendo proyecciones demográficas del Instituto Nacional de estadística. Cada mes se vuelven a encuestar a las mismas personas para entender cómo evolucionan sus percepciones en el correr del tiempo


Gustavo Mourglia es Doctor en Química, miembro del Sistema Nacional de Investigadores y docente de Inmunología en la Facultad de Química y la Facultad de Ciencias.

Dirige una línea de investigación para desarrollar nuevas herramientas para el diagnóstico en humanos infectados de hidatidosis y prototipos de vacunas para perros y ganado, los principales focos de la infección.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s